Archivo de la etiqueta: Pareja

La señora y el muchacho joven. ¿Tú qué harías?

Una compañera me contaba que cree que ya no ama a su pareja. Así de plano. No están casados, por eso le llama “pareja”. Nota: si sacamos una estadística, creo que en Mérida hoy por hoy, hay más “parejas” que “esposos”. No discuto la parte moral. Solo me llama la atención el dato.

Volviendo al tema. La compañera había comentado que había estado indecisa acerca del amor que sentía o creía sentir por su pareja desde hace varios años, más de cinco. Lo amo – no lo amo – sí lo amo – no lo amo.

No sé si lo amo – lo odio – me cae mal – lo adoro – lo amo con toda mi alma.

Podemos decir que la intensidad de sus sentimientos hacia este hombre, habia variado bastante de un día para otro, de un mes para otro, de un rato para otro.

younger

Ella mencionaba mucho en su catarsis al hecho de que la pareja es más joven que ella. Varios años más joven. Y que le incomodaba el hecho de que varias veces tenía que rescatarlo financieramente. Y que le fastidiaba tener que convivir con el hijo que la pareja tenía de una relación anterior.

Esta compañera no es joven. Cerca de los cincuenta, muy atractiva, con hijos ya grandes en edad universitaria. Estuvo casada 25 años con el papá de sus hijos, quien la engañó con varias mujeres. Logra librarse del infiel, y luego luego, muy pronto para mi gusto, comienza una relación con este muchacho con el que ya lleva más de cinco años de estira y afloja. De “sí lo amo, pero no lo amo, sí lo quiero, pero me impacienta”

Y siempre está presente el miedo. “¿qué hago si lo dejo? ¿si me quedo sola?” Oyéndola desde fuera, yo no lo pensaba dos veces. Obviamente no lo quiere. Obviamente le pesa la relación. Ya van varias veces que la escucho y lo pienso. “Esta mujer sabe lo que quiere, pero tiene miedo de hacerlo”

¿Tú qué harías?

El amor durante nuestras vidas

A lo largo de nuestras vidas sentimos diferentes tipos de amor:

Niñez. Amamos a nuestros papás, maestros, y los que están ahí para proveernos de seguridad, alimento, diversión, juguetes. El amor es una especie de moneda de agradecimiento por las cosas y los afectos que nos dan. No es desinteresado. Al contrario, solamente busca obtener algo a cambio.

Adolescencia. Comenzamos a ver a los que son de nuestra edad. Damos amor y queremos amor a cambio. Nos llaman la atención algunos chamacos de la misma edad que nosotros porque al verlos nos parecen perfectos, cuando hablan nos parecen perfectos, cuando se sientan en su mesabanco y escriben su tarea perfecta nos parecen perfectos. Queremos que nos quieran. Queremos que nos abracen. Sentimos desesperación porque no lo obtenemos inmediatamente. ¿Porqué no me ama, si yo lo amo? ¿Porqué prefiere estar con esa otra niña? ¿Ella es más bonita que yo, más simpática? (todavía no entra la pregunta ¿tiene más dinero?) ¿Qué hacer, Dios mio, qué hacer?

Juventud. Comienzo a ver el amor como lo que verdaderamente es: un camino para formar una familia. Cuando comienzo a pensar en la familia es cuando realmente busco y encuentro algo real. No solamente emociones, sino solidez y realidad.

Amor a los hijos. Aquí aprendo a amar sin esperar nada a cambio por primera vez en mi vida. Entiendo lo que es amar porque eres, no porque me puedes dar algo en devolución. Comprendo que amar es algo continuo, no se detiene ni por un segundo, y el resultado vale verdaderamente mucho la pena. Guardadas las debidas proporciones, aquí incluyo el amor a los animales.

True love is like ghosts, which everybody talks about and few have seen. François de La Rochefoucauld

Amor a las personas que no te tocan de nada. Paralelamente a todos esos amores, a la familia, a la pareja y a los hijos, hay amores que quienes lo reciben, ese amor, no nos tocan de nada, a veces ni los conocemos. Por ejemplo, algún artista, algún equipo deportivo, alguna persona que admiro. Es amor muy emocional y muy recomendable, porque aunque sí esperamos mucho de quien amamos, finalmente sabemos que no pasa nada si el equipo pierde o si el artista se casa con otra: No pasa nada.

Amor a lo que hacemos. Este amor es práctico. Se trata de cultivar acciones que tengan una respuesta positiva hacia nosotros, aumentando nuestra autoestima, generando éxito personal. Aumenta el amor cuando hacemos mejor nuestro trabajo.

Amor al país, a la naturaleza. Pues es donde hemos nacido, crecido y donde están nuestras familias de origen y nucleares. Los amamos de forma interesada porque queremos obtener algo a cambio, sin embargo se siente feo y doloroso cuando vemos otros seres humanos de nuestro mismo país o de nuestro mismo mundo sufriendo.

A coward is incapable of exhibiting love; it is the prerogative of the brave. Mahatma Gandhi

Amor a Dios. El amor a Dios es una mezcla de todos los amores, porque en determinados momentos puede ser completamente interesado; puede ser amor arrepentido por haberlo lastimado con nuestro comportamiento. Es a veces intenso, a veces relajado. A veces desconfiado, a veces reclamando. Es ciertamente el amor que siempre recibimos, de forma paciente, eterna y sin medida.

Love is the beauty of the soul. Saint Augustine