La generosidad es igual al sexo

Sucede que la hormona dopamina, la que se conoce como “feel good” se eleva cuando ayudamos, de la misma forma que se eleva cuando tenemos sexo o comemos algo delicioso.

En el caso del sexo o la comida, bueno, podemos entender que la biología nos hace sentir muy bien cuando nos sucede, porque de esta forma se perpetúa la raza humana y se mantiene vivo el hombre (o mujer). ¿y en el caso de la generosidad, ayudar a los demás, la filantropia? ¡también! Al no poder vivir como una isla, necesitamos de los demás, y los demás nos necesitan a nosotros. De tal forma que para garantizar la supervivencia humana, la hormona “feel good” polula en nuestro sistema cuando damos. Y si damos algo que nos cuesta trabajo dar, más aún.

Conozco una persona que es muy exitosa, ha ganado premios internacionales, nada en dinero como Rico McPato, sus hijos están sanos, su esposa muy bella. ¿Cuál es el secreto de tu éxito? le preguntaron. “Soy generoso”, respondió.

No conozco todas la religiones, no conozco bien ni siquiera la mía que yo practico; sin embargo me atrevo afirmar que la generosidad, el ayudar al otro, está presente en la gran mayoría de ellas: judaísmo, cristianismo, islamismo, y en otras prácticas como la ley de la atracción o el budismo. Si ayudas, te va bien. Si eres generoso, te va bien a tí. Es que tiene sentido. Si Dios, el poder superior, el gran organizador, el mandamás, decide si va a ayudar al ser humano que repartirá la ayuda, que compartirá lo recibido o va a ayudar al egoísta que solo piensa en sí mismo, creo que definitivamente se decanta por la 1a opción.

Ayudar no debe ser algo que hago si puedo. Lo primero es resolver las situaciones de supervivencia, como techo, vestido, comida y salud. E inmediatamente, ayudar a los demás. Encuesta breve: ¿tú lista de pagos mensuales es como sigue?

a) renta, comida, medicamentos

b) mensualidades del coche y del club

c) Netflix, Amazon prime, Hulu, Spotify, Disney Plus

d) 18 meses sin intereses en Liverpool o el Palacio

e) persona que viene a ponerme las pestañas falsas cada quince días

f) gimnasio

g) gasolina para los coches, gas para la estufa, electricidad para la casa

h) iba yo a ayudar a los niños del Teletón pero será para la próxima

No tiene nada de malo gastar el dinero en lo que uno quiera, está muy bien, para eso está y personalmente creo que la mejor inversión es la creación de empleo. Al comprar todas esas cosas estamos fortaleciendo la economía y promoviendo la creación de empleo. Eso está muy bien. ¡Yo misma lo hago! El asunto es que en el inciso (b) inmediatamente después de lo indispensable y básico, se ponga el rubro “donativo, contribución, ayudar, apoyar” porque realizar esta acción de cierta forma mágica, misteriosa y maravillosa asegura que siga llegando el bienestar a uno mismo y a los demás.

Escribo esto porque ahí viene el Teletón este 5 de diciembre. Es una magnífica oportunidad para ayudar. A mi me conmueven los niños, cómo no, pero también las mamás, sobre todo las mamás. Sabe Dios a quien le manda sus retos, y si a mi no me mando esta prueba de tener un hijo con alguna discapacidad, le doy muchas gracias por su bondad (su GENEROSIDAD) y lo menos que puedo hacer es ayudar a esas mamás que tienen este reto en sus vidas. Ayudo con dinero y contribuyo al Teletón, eso es lo que hago.

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s